SEA: CHINCHINEROS EN LA ESCUELA

Arte tradicional, que al son del acordeón, encanta los corazones de nuestros estudiantes.

Publicado el 17 mayo 2018
ESCUELA PADRE FRANCISCO DE CROZE

Este miércoles 16 de mayo en el marco de la Semana de la Educación Artística se llevó a cabo la presentación de la agrupación Chinchineros Concepción.

Nuestros estudiantes pudieron disfrutar de la música y el baile de dicha agrupación. La actividad buscaba que nuestros alumnos conocieran el arte del chinchinero y a la vez valorarán este patrimonio sonoro de nuestro país.

Cabe señalar que Artista callejero, urbano y popular de la zona central de Chile (Santiago y Valparaíso) surgido a principios del siglo XX. Músico danzante, que tradicionalmente ha acompañado las canciones de los organillos con la percusión de su instrumento, el chinchín, de esa relación histórica se debe el patrón rítmico de su percusión.
Tambor de dos caras usado en la espalda, que junto a un par de platillos y un triángulo es percutido por un par de varillas, tradicionalmente de mimbre y el tirapié, lazo de cuero accionado por el pie para percutir los instrumentos de metal acoplados en la parte superior del bombo. El chinchinero es un personaje único en el mundo al igual que su instrumento, el chinchín, patrimonio cultural intangible de Chile que con el transcurso del tiempo a través de su práctica, ha desarrollado una cultura entorno a su oficio errante que históricamente ha sobrevivido gracias a las cooperaciones voluntarias de los transeúntes que lo observan en las calles, plazas o festividades populares a lo largo del país. Existen desde la tradición del oficio, lotes de chinchinero que danzan y percuten su instrumento, sin melodías, sin organillos, formato surgido tras la crisis de los organillos en la segunda mitad del siglo XX, periodo del 60’ al 80’. Por otro lado, bajo el fundamento de acompañar melodías con su percusión, es posible encontrar antecedentes de éste personaje acompañando a instrumentos melódicos (no necesariamente organillos), lo cual en la actualidad es posible en los nuevos formatos de esta práctica. El chinchinero desde sus orígenes ha sido una manifestación que en el tiempo ha variado y nutrido su destreza, en sus inicios, toco de forma estacionada y sujeto al organillo percutiendo sólo una de las caras del bombo. En una segunda etapa, se soltó del organillo y percutió los platillos y el bombo, estacionadamente con atisbos de desplazamientos. Finalmente y como se conoce en la actualidad en su forma tradicional, el chinchinero agrego una varilla para redoblar, lo que complejizo rítmicamente al instrumento utilizando ambas caras de éste, permitiendo la independencia del chinchinero y el desplazamiento necesario para desarrollar una danza en torno a las melodías de los organillos, que con los años se ha complejizado y en la que cada familia le imprime su estilo propio. Como juglar, el chinchinero promete seguir siendo el artista del pueblo por excelencia de la zona central a lo largo del país.

Cerrar

Ingresar

Registrarse | Olvidé mi contraseña