Circuito Cultural para Estudiantes – Día 2
Galpon las Tinajas

El Circuito Cultural consiste en una muestra interactiva de expresiones artísticas organizadas en 4 estaciones conectadas en el área del Centro Cultural Las Tinajas. En cada estación se dará una muestra de danza contemporánea, grabado, pintura, metalurgia, alfarería entre otras. Los estudiantes se vuelven parte de la relación entre el cultor y su obra que acepta la interacción cocreativa para que el legado pueda ser traspasado a las nuevas generaciones y así seguir haciendo historia.

Objetivo

Acercar y sensibilizar a los estudiantes con la cultura popular de Chile a través de un diseño de experiencias artísticas que les permita interactuar con destacados personajes de la historia que a través de sus obras dan cuenta de la realidad del Chile Profundo.

Descripción

Los 100 estudiantes de educación básica y media son convocados al Centro Cultural Las Tinajas para realizar el Circuito Cultural desde las 11:30 horas.

Primera Estación: RIO

A las 11:30 horas, a orillas del Centro Cultural Las Tinajas, los estudiantes podrán apreciar a un grupo de actores realizando una puesta en escena de la obra pictórica “El huaso y la lavandera” de Mauricio Rugendas. Consiste en personificar al artista que intenta retratar a un huaso y a una lavandera a orillas del río.

Los actores interactuarán con los estudiantes, entregando detalles de la vida de Mauricio Rugendas como pintor alemán que se dedicó a la recopilación artística de los paisajes del Chile Profundo y Encantado durante su residencia en el Maule. También se contarán historias de amor entre Rugendas y la destacada Carmen Arriagada, mujer intelectual de la época que marcó su vida y obra. Se pondrá atención al famoso cuadro “El Huaso y la Lavandera” en el que Rugendas hace del paisaje un personaje de capital importancia con los álamos y el riachuelo, enfatizando el dramatismo sin caer en la exageración. Una vez que los estudiantes se familiaricen con Rugendas, el personaje los desafía a bocetear con papel y lápiz en mano la escena del “Huaso y la Lavandera”.

El sentido es que los estudiantes valoren la función del arte para apreciar nuestro entorno natural y sociocultural que trasciende épocas y generaciones al ser plasmadas en obras. Al mismo tiempo, comprender que cada uno tiene un punto de vista original y auténtico sobre un mismo tema, entorno, hecho o situación determinada, y el arte nos ayuda a pulir aún más nuestro punto de vista y manifestarlo con destreza.

Segunda Estación: PARRA

A las 12°° horas, cada estudiante irá colgando sus dibujos en el sector “Las Parras”. Mientras tanto, se instala un coro de estudiantes que cantarán “que vivan los estudiantes” de Violeta Parra, como himno manifiesto con las 100 voces, a cargo de Andrés González, licenciado en música, profesor de música del LCDA y parte del directorio del Centro Cultural Las Tinajas.

El sentido es que los estudiantes sientan en su interior los atributos que Violeta Parra busca inculcar en ellos, como ser alegres y valientes, libertarios y solidarios, justos y emprendedores, investigadores de la verdad y elocuentes al manifestarla. De esta manera, al tener bien claro las potencialidades que hay en el estado de consciencia del estudiante, pueden pasar a la siguiente estación.

En este link se puede descargar la canción para el trabajo de coro y guitarras.

http://acordes.lacuerda.net/violeta_parra/que_vivan_los_estudiantes-2.shtml

Tercera Estación: CREACIÓN

A las 12:15 horas ingresaremos con el grupo de estudiantes al Galpón donde se presentarán talleres de pintura, grabado, cerámica y metalurgia, y podrán conocer insitu el uso de herramientas y técnicas interactuando con el monitor de cada taller.

El sentido es que los estudiantes observen y experimenten el proceso creativo para manifestar el punto de vista original y auténtico de cada uno, a través del arte que es la destreza de unir e interactuar el mundo simbólico del autor con el otro mundo simbólico del espectador.

Cuarta Estación: VIBRACIÓN

Luego, en el subterráneo los estudiantes se encontrarán con una instalación de arte-ciencia llamada “vibrantes”, donde el sonido y el movimiento convergen con danza performance.

El sentido es que desde el punto de vista original y auténtico de cada estudiante, nace la consciencia de ser observador con un corazón en su interior. Ese corazón posee un punto de fuga de constantes pulsaciones que dan vida y ritmo al cuerpo físico, cuerpo emocional y cuerpo verbal del observador. Desde el arte y la ciencia podemos no tan solo observar esas pulsaciones, también controlar el pulso cuya vibración altera y ordena el mundo material a su gusto. Para el estudiante, el arte se convierte en la destreza de unir el mundo invisible con el visible.

Quinta Estación: BIOCULTURA

A las 13:00 horas, para finalizar con el Circuito, en marcha nos vamos a recorrer la zona visitando el terreno de la comunidad mapuche “Inche Tañi Mapu”, realizando un gesto de cordialidad vecina que es compartir una mateada o conversación en círculo trawün. Entramos con respeto y en silencio por un sendero precioso para darnos un momento de conexión con la naturaleza a través de la contemplación. Seguimos el recorrido por la orilla del río hasta llegar al puente donde realizaremos una intervención artística intercultural.

El sentido es que los estudiantes participen en prácticas comunitarias bioculturales, es decir, que van acorde a la naturaleza como las realizadas por la cultura mapuche. La intervención artística en el puente roto como escena simboliza la necesidad de conectar dos mundos,  con el cuerpo fisico-emocional-verbal, conectarse con el espacio-tiempo y conectarse en comunidad nos lleva a realizar actos más que artísticos, virtuosos, transformando al puente roto en verdad un puente con partes visibles e invisibles.


Cerrar

Ingresar

Registrarse Olvidé mi contraseña

× Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio